Programas y Circuitos
Selva y Cataratas
 



 




Share/Bookmark

En el nordeste de la Argentina, el río Iguazú se une al río Paraná para crear una frontera natural con Brasil y Paraguay. Allí se hallan las cataratas más asombrosas en Sudamérica, las cataratas del Iguazú, que se sumergen en una garganta de más de 275 caídas a lo largo de 3km, con una altura promedio de 70 m. La mayoría de las caídas están en territorio argentino, ya que la frontera natural pasa por la Garganta del Diablo, rodeada por completo de un denso bosque tropical, hogar de pequeños mamíferos nativos, cientos de diferentes especies de pájaros, y muchas mariposas coloridas. Esta área es uno de los sitios más impresionantes del mundo y atrae a miles de visitantes todos los años.
    Las ruinas jesuíticas de San Ignacio, construidas durante el siglo XVII, después que los miembros de esta orden religiosa se vieron forzados a escapar de la Provincia de Guayra, son las mejor conservadas de la zona. Las ruinas estuvieron enterradas en la selva hasta que fueron redescubiertas en 1897, y han sido declaradas Legado Natural de la Humanidad por la UNESCO.
    Los esteros del Iberá, un área húmeda que cubre más de 700.000 hectáreas, pueden alcanzarse fácilmente desde la ciudad de Posadas o desde Corrientes. En idioma guaraní, Iberá significa “aguas brillantes” y esto describe perfectamente lo que los visitantes verán en esta zona única. Este ecosistema, que aloja yacarés, monos, ciervos, capybaras y más de 400 especies de pájaros, se divide en 31.500 hectáreas de lagunas, 52.000 de esteros y 260.000 de tierras. La mayor parte de la región sólo puede recorrerse en canoa, lo que lo convierte en un lugar perfecto para la preservación de las especies.