Programas y Circuitos
Península de Valdés
 






Share/Bookmark

En la costa atlántica, en el norte de la Patagonia, encontrará la Península de Valdés, un lugar mágico donde las ballenas francas del sur van cada año de mayo a diciembre a reproducirse. Aunque estas ballenas son la principal atracción, usted puede descubrir abundante vida silvestre; por ejemplo, las colonias de elefantes marinos que pueden verse fácilmente en la costa de la Península todo el año. A 180km de allí, puede hallarse otra impresionante reserva de vida silvestre: la reserva de pingüinos de Punta Tombo, que tiene más de un millón de pingüinos, lo que la convierte en la colonia más grande del mundo, con excepción de la región antártica. De septiembre a abril, podrá ver allí pingüinos magallánicos, así como tres especies de cormoranes, ñandúes, guanacos, focas y liebres patagónicas. No lejos de la ciudad de Trelew está Gaiman, una colonia galesa construida en el siglo XIX, con su antigua estación de tren, ahora un hermoso museo. Té y tortas galesas siguen siendo una tradición para los habitantes del lugar que disfrutan compartiendo sus antiguas costumbres con todos los visitantes que desean probar algo especial.
    La historia de la Patagonia comenzó en 1520 con las aventuras del primer navegante alrededor del mundo, Fernando de Magallanes. Él llegó a una caleta cerca de una costa amarilla llena de acantilados y altos indios. Sesenta y seis años después el pirata Thomas Cavendish llegó al mismo lugar y rebautizó ese maravilloso lugar con el nombre de uno de sus barcos “Deseo”. Después de cientos de años de haber visto marineros alejarse, Puerto Deseado se ha convertido en la reserva de fauna más nueva de la Patagonia.